Olvidados vecinos de Samán Mocho




  Vivir en de medio del abandono por no tener los servicios básicos necesarios, es bastante triste, somos seres humanos que merecemos una mejor calidad de vida .

Anyi de Ayala de 34 años, nacida y criada en Samán Mocho, dijo preocuparle el estado de desidia, por no contar con la ayuda de los entes gubernamentales.

En esta comunidad son más de 700 familias que además de no tener comodidades para el desarrollo diario de sus quehaceres, padecen de enfermedades por la quema constante en un vertedero clandestino, ubicado al final de la calle Carabobo.

A este terreno, que colinda con el Lago de Los Tacarigua y varias fincas que son sembradíos de cebollas, empresas privadas y personas particulares llegan con camiones y camionetas a depositar toda clase de basura y animales muertos que luego queman.

Los malos olores por ambas irregularidades originan enfermedades particularmente a los niños, incluyendo a su pequeña hija de dos años de edad, quien padece de atelectasia pulmonar a raíz de la contaminación ambiental que sufren día a día; a esto se une la cantidad de peces muertos a la orilla del Lago.



A medias transporte público

Otras de las dificultades es la falta de transporte público, solo cuentan con este servicio entre 6:00 y 11:00 de la mañana y de 2:00 a 3:30 de la tarde, horario establecido por los transportistas debido a la inseguridad que se vive en la zona y que muchos de ellos al igual que los pasajeros son atracados y amenazados hasta de muerte.

Samán Mocho, sector olvidado por sus gobernantes, no cuenta con vigilancia policial, los delincuentes se meten a las casas y no hay nada que hacer porque la policía no llega. Todos están a merced del hampa, a cualquier hora del día y la noche.



Sin ambulatorio médico

Para tratar un problema de salud tienen que trasladarse al centro médico ubicado en Pirital o en Valencia, porque no cuentan con un ambulatorio público cercano, muchas veces tienen que caminar un largo trayecto totalmente solo, corriendo un grave peligro por el problema que tienen con el transporte y la inseguridad.

El centro de salud de Pirital trabaja medio tiempo. En la noche se les hace más difícil a la hora de cualquier emergencia, una que otras veces corren con la suerte de que algún vecino con vehículo los traslade hasta el sitio.

Quienes estudian en universidades, como Anyi Ayala, deben abordar camiones o camionetas pick-up, transportes piratas que prestan el servicio hasta Samán Mocho, donde la falta de alumbrado público, de cloacas y deterioro de sus calles son otras de las calamidades.

No hay una cancha para que los niños y jóvenes practiquen en sus tiempos libres, para realizar esta actividad se reúnen en un terreno perteneciente a una de las fincas o bien en la calle. Anteriormente contaban con un espacio para el área deportiva, pero fue invadida.

Igualmente necesitan un plan habitacional, en una sola casa viven hasta tres familias. En este sentido piden al gobernador Francisco Ameliach prestar la ayuda para que puedan contar con un techo digno.



Escasez de agua

Por su parte José Márquez, vocero del consejo comunal de Samán Mocho, denunció que la escasez de agua es grave. Dependen de una estación de bombeo, la cual presenta fallas.

Además del sedimento, uno de los equipos tiene alrededor de un año que se quemó, Hidrocentro se lo llevó supuestamente para arreglarlo, pero aún están esperando.

En la actualidad funciona un solo equipo, pero a medias, por las malas condiciones, lo que genera que el vital líquido llegue con baja presión. Algunas fincas están conectadas a red de agua, al igual que comunidades improvisadas cercanas, lo que agudiza aún más el suministro.

No todos los vecinos de Samán Mocho reciben agua, los camiones cisterna cobran mil bolívares por un tanque de 800 litros, muchos dudan en comprarla porque es insalubre y con mal olor, no apta para consumir.

Mayi Fernández, otra de las habitantes, manifestó que Hidrocentro está al tanto, pero resta importancia al grave problema que padecen por la sequía.



Motor Turismo  

Pese a que la comunidad de Samán Mocho, en Los Guayos, tiene muchas carencias, en especial en servicios públicos como el agua, alumbrado y vías asfaltadas, posee una ubicación y acceso que la haría propicia para el aprovechamiento turístico.

Tal aseveración la hizo el ingeniero Eduar Yépez, dirigente social y coordinador regional de Gente, resaltó que una calle bordeada de chaguaramos conduce a orillas del Lago de Valencia, a los lados de la vía, cultivos y tierras bien cuidadas que invitan a conocer la labor de nuestros productores.

Lamentablemente, la misma vía finaliza en un vertedero improvisado e ilegal de basura, que es incendiado y llena de olores nauseabundos los alrededores.

Considera que de invertir en servicios, acondicionar la vía y los espacios, podría ser un embarcadero que conduciría a las islas circundantes, incluso, ¿Por qué no hablar de velerismo? ¿Por qué no hablar de rutas o paseos lacustres hasta Maracay?  

-La disposición de los espacios y la generación de empleo pasan por el aprovechamiento de nuestras bellezas naturales, unida a la voluntad y el deseo de tener un mejor municipio. La gente de Samán Mocho es gente buena, solo necesitan del apoyo y promoción gubernamental, hoy que se habla de generar recursos, el Motor Turismo se puede encender en este sector

Fuente: Notitarde

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

En vivo

Pages