Más de tres millones de habitantes entre Carabobo y Aragua consumen aguas cloacales con cloro



Más de tres millones de habitantes entre Aragua y Carabobo consumen aguas cloacales con cloro. Esto es técnicamente lo que circula a través del Acueducto Regional del Centro, según lo expuso el director del Movimiento por la Calidad del Agua, ingeniero sanitarista, Manuel Pérez Rodríguez.
Durante el foro “El Agua... enemigo silencioso”, organizado por el Centro de Ingenieros de Aragua, (Ceinar), y al que no asistieron representantes gubernamentales que fueron invitados; Pérez Rodríguez explicó que a partir de 1999 y por decisión presidencial, se paralizó la puesta en práctica de la Ley Programa de Saneamiento Integral de la Cuenca del Lago de Valencia, mediante la cual nacieron las plantas depuradoras Taiguaguay, Los Guayos y La Mariposa. “despachan al Banco Interamericano de Desarrollo que aportaba el 60 por ciento de la inversión de fondo perdido”. 

Al no ejecutarse la Ley de Programa de Saneamiento, Pérez Rodríguez señaló que se dejó por fuera la disposición final de los desechos sólidos. “Al paralizarse el programa comenzó el imperio del caos sanitario ambiental en la cuenca del Lago de Valencia”. 

El sanitarista y exdirector del antiguo Inos, resaltó que las plantas potabilizadoras no fueron diseñadas para potabilizar aguas cloacales como las que reciben hoy en día los embalses Pao Cachinche y La Balza. A su juicio, el agua que procede del Acueducto Regional del Centro no es potable ni segura, por lo que sostiene que desde hace 17 años se consume el agua como enemigo silencioso pero con el agravante que la suciedad se acumula en los cuerpos de agua. 

El experto enfatizó que el agua es potable o no es potable, no hay tintes medios y que en el caso de Aragua y Carabobo, el recurso hídrico no es potable. Citó como ejemplo que estudios de 2010 revelaron presencia de aluminio en la cuenca del Lago de Valencia, muy por encima de los parámetros de las normas sanitarias que lo ubican en 0,1 mg. “Hoy estamos rayando 1 mg por litro y la tecnología de las plantas potabilizadoras es convencional, pero en las aguas lo que impera es presencia de materia orgánica en descomposición y cianobacterias. 

Para la toxicólogo Maritza Rojas, profesora de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UC, existen efectos adversos sobre la salud producto de agentes químicos en el agua. Dijo que la planta potabilizadora Alejo Zuloaga trabaja al 20 por ciento aproximadamente porque no ha habido interés de Hidrocentro. Las consecuencias del consumo de metales pesados a través de las aguas van desde el temblor hasta neuropatías, o el alzhaimer asociado al aluminio. 

Embalse de Camatagua bajo estudio 

Habitantes del sur de Aragua denunciaron que la calidad de las aguas procedentes del Embalse de la región, no es óptima y que malos olores y color turbio llega por los grifos. Ante la situación el presidente del Centro de Ingenieros de Aragua (Ceinar) Marino Azcárate, junto con un equipo de profesionales además de cuatro concejales oficialista y un opositor del Concejo Municipal de Camatagua, inspeccionaron el embalse y tomaron muestras de cinco puntos para el respectivo análisis.

Azcárate manifestó que no pueden hablar de contaminación de las aguas pero un elemento importante los hace presumir un deterioro en la calidad del recurso hídrico: la ausencia de pavón en el embalse donde 40 pescadores artesanales quedaron a la deriva porque la especie desapareció.

Las muestras serán analizadas en laboratorios para determinar la calidad de las aguas que surten el sur de Aragua y Distrito Capital. También denunció la crítica situación que padecen unas 60 mil personas en La Victoria producto de la presunta existencia de gasolina en las aguas que aparentemente afectaron ocho pozos profundos. Esto, al parecer, por la filtración de los tanques de estaciones de servicio en la localidad.

Fuente: El Carabobeño

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

En vivo

Pages