EN SAN JOAQUÍN: Villa Esperanza 200 entre dificultades no atendidas por el gobierno

La comunidad Villa Esperanza 200, en San Joaquín, clama por la asistencia del gobierno para solucionar sus múltiples problemas, en los que destaca la falta de agua potable.
Carmen Oliveros, vocera principal del consejo comunal del sector, informó que el sector tiene 6 años de fundado, aunque tienen otras carencias, la principal necesidad es el preciado líquido.

Explicó que cuentan con un pozo de 133 metros, lo que falta es el equipamiento como son la bomba, cable submarino, tres transformadores, un poste de alta tensión, cercado perimetral, tablero y casilla, para su respectivo funcionamiento.

Actualmente se surten de un camión cisterna privado al cual pagan 350 bolívares cada familia dependiendo de los litros de cada tanque; cuando se accidenta o el chofer se enferma, pasan días o semanas sin agua. Para colmo les informaron que habrá un incremento de 50 bolívares, para un total de Bs. 400.

Es injusto que no cuenten con agua directa si desde hace un año construyeron el tanque subterráneo y pese a los trámites que han realizado ante los entes competentes, aún no funciona por falta de algunos implementos.

Somos 650 familias de pobreza extrema, cada vez se nos hace más difícil y vemos con preocupación nuestra situación, porque en esta comunidad existen niños y adultos con discapacidad. 

“En busca de que nos resuelvan el problema hemos solicitado ayuda a la Gobernación de Carabobo y al candidato a la AN, Ángel Aljorna, pero mientras se resuelven los pasos de la burocracia, seguimos en espera, pese a la emergencia que vivimos” .

Lo que pedimos al gobierno es que nos atiendan por la cantidad de personas que aquí habitamos, sobre todo por los niños que han presentado muchas enfermedades.

Para Carmen Oliveros, quien junto a Israel Areinamo, José Morales, Brian Areinamo y Scarlet Álvarez, también miembros del consejo comunal, manifestó que no importa que el aporte no sea total, que ellos consiguen el resto, pero que los ayuden ante esta necesidad.

Por su parte, la señora Nirma Trujillo dijo que quincenalmente invierte más de 400 bolívares en agua para sus quehaceres diarios, lo que indica que al mes son 800, mucho más caro de lo que pagaría cualquier familia legalmente registrada ante Hidrocentro.

Entre otras carencias está la falta de cloacas; las casas donde habitan son improvisadas y aunque les han prometido que contarán con viviendas dignas, hasta ahora esperan por las mismas.

Los vecinos informaron que el alumbrado público fue a través de autogestión; gracias al actual alcalde del municipio San Joaquín, Charbel Attieh, donó dos transformadores, mientras que la misma comunidad compró cuatro, además de los postes, guayas, bombillos y mano de obra, ya que Corpoelec les negó esa ayuda porque no pagan servicio de energía eléctrica.

Fuente: Notitarde

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

En vivo

Pages