Venezuela quedó en último lugar de los países de América Latina en transparencia presupuestaria

Venezuela ha desmejorado las prácticas de elaboración, publicación, ejecución y contraloría presupuestaria. En la encuesta del Indice de Presupuesto Abierto 2015, coordinado por la Organización No Gubernamental Internacional Budget Project, el país ocupa el lugar número 95 de 102 naciones que integran el estudio.
El índice mide los grados de transparencia en la información y eficiencia en la planificación presupuestaria de cada gobierno y, en el caso venezolano, se logró un puntaje de 8 sobre 100, lo que significa que se ha brindado poca información sobre el tema. 

Los resultados presentados por la ONG local, Transparencia Venezuela, resaltan que esta situación ha empeorado en los últimos años y es el puntaje más bajo que ha obtenido el país desde que se inició esta medición en 2008. Christi Rangel, responsable de aplicar la medición en Venezuela, explicó que entre los aspectos más resaltantes se encuentran la opacidad en la publicación de las cifras macroeconómicas, la baja eficiencia en la ejecución del presupuesto evidenciado en la alta aprobación de recursos extraordinarios a través de los créditos adicionales, la poca contraloría y vigilancia de los poderes públicos sobre el destino de los recursos y, la poca participación de los ciudadanos en la discusión del proyecto de ley de presupuesto.

“Con esta medición, Venezuela quedó en el último lugar de los países de América Latina y de los que integran el Grupo del Alba”. Agregó Rangel que la ausencia de contrapesos en la Asamblea Nacional más la escasez de recursos humanos para ejercer la contraloría han contribuido a esa desmejora.

“La mayoría de los asambleístas ha rehusado a ejercer el control sobre la determinación de las metas macroeconómicas y sobre la ejecución del gasto. El 2014 fue un año emblemático de que no hubo en la AN una discusión seria del presupuesto cuando vemos que el monto en créditos adicionales duplicó el del gasto aprobado para todo el período”, dijo.

Señaló que en cuanto al tema de la vigilancia de los recursos, Venezuela obtuvo 39 puntos.

Decisión política

La diputada de la Comisión de Finanzas, Vestalia Sampedro, dice estar consciente que la AN “ha sido cómplice” de la baja fiscalización y seguimiento a los recursos aprobados. “Nunca he visto un desorden fiscal como el actual. La Asamblea ha dado paso a reformas de leyes que han contribuido a la opacidad financiera, tal es el caso de las modificaciones a la Ley del Banco Central de Venezuela, a la de Administración Financiera, la del Fondo de Estabilización Macroeconómica y a la Ley de Hidrocarburos”.

Recordó que además del llamado presupuesto paralelo, también existe un endeudamiento paralelo de los cuales no se tiene información. “Las solicitudes que hemos realizado al Ministerio de Finanzas no han sido respondidas”.

Para el economista José Guerra la ejecución de un plan de gasto paralelo, no tiene otro motivo que la de evitar el control y la fiscalización. “La desinformación sobre las cifras macroeconómicas, así como la de la falta de contraloría, ocurren porque es una política de Estado. Las estadísticas son un instrumento político y se observa que no hay en el seno de la AN ni en el Gobierno las intenciones de mejorar la transparencia”.

A juicio de la economista Anabella Abadí de ODH Consultores, preocupa que en Venezuela se haya intensificado el uso de los créditos adicionales. “Esta debería ser la excepción de la regla, pero en el país es la regla. El alza de los recursos extras es sinónimo de ineficiencia presupuestaria”.

Recalcó que el presupuesto garantiza equilibrio, por ello debe ser bien elaborado y realista. “Debe usarse como una herramienta de planificación fiscal”.

Fuente: Ahiana Figueroa-ElMundo.com.ve

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

En vivo

Pages