Más de 100.000 evacuados en Japón por el paso del tifón Etau


Gran parte del este de Japón sufrió los estragos de la mayor inundación registrada en décadas con la evacuación de más de 100.000 personas, mientras el Ejército tuvo que implicarse para llevar a cabo operaciones de rescate.
El paso del tifón Etau, convertido ya en ciclón extratropical (tormenta de baja presión atmosférica), activó el nivel máximo de alerta en las prefecturas niponas de Ibaraki y Tochigi (al este de la isla principal de Honshu) debido a las lluvias torrenciales, inundaciones y corrimientos de tierra. 

En las zonas más afectadas, las precipitaciones han superado en sólo 24 horas el doble de la cantidad habitual en todo el mes de septiembre, lo que ha causado copiosas inundaciones y desalojos masivos en varias localidades. 

El último parte de los bomberos confirmó un desaparecido, tres heridos y un total de 982 viviendas dañadas o inundadas, mientras que rebajó a 79.000 el número de evacuados a las 18.00 (09.00 GMT) aunque la recomendación de desalojo llegaba en ese momento hasta las 863.000 personas. 

La mayor parte de la atención se centró en la localidad de Joso (prefectura de Ibaraki, a unos 55 kilómetros al noroeste de Tokio), donde el desbordamiento del río Kinugawa provocó la inundación de un área de 37 kilómetros cuadrados. 

La súbita crecida del río dejó atrapados a casi un centenar de personas, que tuvieron que ser rescatados por más de una decena de helicópteros de las Fuerzas niponas de Auto Defensa (Ejército) y los servicios de emergencia en una espectacular operación retransmitida en directo durante horas por las televisiones del país. 

Los soldados realizaban sus operaciones contra reloj para evitar que se hiciera de noche y se descolgaban de los helicópteros para rescatar a las personas que esperaban agitando pañuelos en terrazas, tejados e incluso encaramados a postes de la luz sin manera de salir de allí. 

La localidad de cerca de 50.000 habitantes quedó completamente inundada y se podían ver coches, camiones e incluso casas arrastradas por el agua, unas imágenes que recordaban a la tragedia del tsunami de 2011. 

Por su parte, la operadora de la accidentada central nuclear de Fukushima (noreste) detectó nuevas fugas de agua contaminada al mar causadas por las fuertes lluvias que inundaron parte de las instalaciones. 

La intensidad de las lluvias se puso de manifiesto, por ejemplo, en la histórica y monumental localidad de Nikko, en la prefectura de Tochigi, donde se registró un récord de precipitaciones de más de 500 milímetros acumulados en 24 horas, el mayor en las últimas tres décadas. 

Las precipitaciones han causado además interrupciones en varias líneas ferroviarias locales en el este y el noroeste de Japón, así como la suspensión del servicio de alta velocidad (Shinkansen) entre las estaciones de Fukushima y Shinjo (norte). 

La Agencia Meteorológica nipona ha alertado sobre la continuidad de las precipitaciones torrenciales hasta el viernes en las prefecturas de Fukushima, Saitama y Chiba (colindantes con el Área Metropolitana de Tokio), así como en la capital nipona, donde podrían caer hasta 200 milímetros de lluvia.

Fuente: Notitarde

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

En vivo

Pages